Plano general de Gary cooper en la película Solo ante el peligro

La escala de planos – Desmontando falacias

Lo lógico cuando alguien comienza a hablar del lenguaje visual es comenzar por la escala de planos. No porque así lo hagan en las escuelas de formación, sino porque además es una de las primeras cosas que llaman la atención visual y genera preguntas y comentarios. Comentarios especialmente interesantes cuando vienen de los niños, que aportan puntos de vista inusuales sobre por qué se introduce un primer plano o un plano medio en determinado momento.

Pero este artículo no va de la experiencia de aprendizaje de los niños, sino de las cretineces que se imparten en muchas universidades sobre la escala de planos en imagen y el serrín con que llenan la cabeza de muchos estudiantes. En la mayoría de libros y páginas web, ‘los expertos’ suelen proceder a enumerar y nombrar las diferentes escalas de planos que suelen emplearse: plano general, plano medio, primer plano… Hasta ahí bien. La broma, nada graciosa, viene cuando completan su aportación con un comentario sobre los usos narrativos de cada plano. Véase: “El plano general debe utilizarse para comenzar las escenas para establecer una impresión de localización del ambiente”, o “dramáticamente, el primer plano es el más potente, por lo que será el que más atraiga ala atención del espectador”. Usted está leyendo y no me ve, pero he vomitado cuatro veces mientras lo escribía.

Es cierto que es más fácil ver la expresión facial de un actor si tenemos un primer plano de él. Pero de ahí a decir que es el más dramático hay un trecho bien gordo. En ocasiones, la proxémica es fundamental para comunicar algo muy dramático, y un plano general viene fetén. Ya indiqué en un artículo anterior: un plano por sí solo no sirve para nada. Y si no, díganme qué es más expresivo de la siguiente escena, el primer plano o el plano general de Gary Cooper (si no han visto la película lean antes el resumen).

Por si no se han fijado bien, además de expresar con un plano general, esta corta escena comienza con un primer plano. Vamos, que según los teóricos, Fred Zinnemann debía de ser un zoquete sin la menor idea de lenguaje audiovisual. Tampoco entenderán por qué la película obtuvo tantos premios y es una de las obras maestras del séptimo arte. Vosotros no sé, pero yo si tengo que elegir entre las paridas de una banda de cuñados doctorados en comunicación audiovisual y uno de los mejores realizadores de la historia del cine, lo tengo claro-clarinete.

Puedes dejar un comentario